Observar, escuchar y sentir


No es lo mismo ver que observar; oír que escuchar; tocar que sentir. Ver, oír y tocar son parte de los sentidos del ser humano que se manifiestan de manera física, involuntaria, automática y arbitraria: escucho el ruido de la ciudad (ruido que ahora lo pienso, también tiene un orden, sólo hay que encontrar su lógica); voces de personas que platican y hablan sin parar; un reloj, una computadora funcionando, otro reloj más lejos, y afuera ya casi no circulan carros. Ya es noche.

Observar, escuchar y sentir son tres estadios que están relacionados con lo cognoscitivo y la razón: darnos cuenta de qué estamos viendo, oyendo y tocando, llevando la experiencia sensorial a una parte de nuestra mente que nos haga capaces de aprehender el mundo de una manera más consciente.

¿Qué hay que observar, escuchar y sentir? ¿Cuántas veces al día dedico tiempo a la reflexión de este fundamental proceso? ¿Realmente lo reflexiono?

Veo y observo las cosas; oigo y escucho a mi alrededor; toco y analizo sensaciones. Hay demasiadas cosas a las que podría dirigir mis sentidos y mi mente. Quizás podemos elegir un punto de entre toda esa ola de gestos, actitudes, sonidos y roces, pero ¿cómo saber si realmente lo que observo, escucho y siento es en lo que debo de centrar mis sentidos y mi atención? Aunque no lo veamos a primera vista, siempre hay algo que corta de tajo ese aparente orden muchas veces tan rutinario.

Roland Barthes tenía una manera muy a su estilo de denominar aquel fragmento de la realidad capaz de transgredir cualquier imagen que pudiese estar ante nosotros y que de alguna manera casi siempre desconocida –o más bien inconsciente– nos hace centrar nuestra atención. Para esto, Barthes centra su estudio en la fotografía para identificar aquellos elementos que componen una imagen fotográfica más allá del papel y la emulsión de plata y gelatina. Independientemente al objeto de estudio de Barthes, no pude dejar de pensar en lo que él denomina como el punctum de una fotografía, ni tampoco pude dejar de relacionar este elemento con el “qué observar, escuchar y sentir”.

Barthes describe al punctum como un “elemento que viene a perturbar” el referente cultural e histórico de aquel espectador que contempla una foto: “punctum es también pinchazo, agujerito, pequeña mancha, pequeño corte, y también casualidad. El punctum de una foto es ese azar que en ella me despunta (pero que también me lastima, me punza)”. (Barthes, La cámara lúcida)

Continuando con la idea del escritor francés, el reto no sería saber elegir el objeto de nuestra atención, sino saber identificar el punto que nos punza y nos llama de alguna manera.

Con este ejercicio aprenderemos primero a escuchar nuestro cuerpo, a ver la luz del aire que respiramos y a realmente sentir el viento que choca con nuestro rostro. La idea es saber convivir con nuestro entorno y ver más allá de lo que aparenta estar; lo que solemos ignorar cuando vamos en automático por la vida; saber cómo despertar esa parte de nuestra mente que es capaz de encontrar sentido y significado al fenómeno que, por muy insignificante que pudiera parecer, representa lo maravilloso y el poderío de la naturaleza y de todas las leyes que rigen nuestro planeta. Abrir y expandir la mente un paso más sólo por medio de la consciencia.

“Just because you feel it, doesn’t mean it’s there”.

Viernes 23 de febrero del 2007.

Anuncios

0 Responses to “Observar, escuchar y sentir”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Despertares

Alguien alguna vez me dijo: "Go in silence… don´t walk away, in silence…"

Lo más gustado

del.icio.us

Twitter

  • No hay nada más triste que quedarse solo en un grupo de WhatsApp. 18 hours ago
  • El arte de que me haya valido reverenda reata el eclipse. 2 days ago
  • Yo sí me acuerdo muy bien del eclipse del 91. 4 days ago

Mi CaraLibro

Blog Stats

  • 75,738 visitas

Add to Technorati Favorites


A %d blogueros les gusta esto: