iPhone Vs. Usuarios 2.0


Cuando las grandes marcas de tecnología nos hablan de interactividad, comunicación y movilidad sin límites, el consumidor debe de entender entonces que nada se interpondrá entre el dispositivo recién adquirido y que además tendrá la libertad de usarlo como mejor le convenga, finalmente por eso pagó un precio. Pero cuando el usuario se entera de que hay pequeños obstáculos y restricciones para usar su nuevo dispositivo, cae en la cuenta de que la promesa de comunicación y de entretenimiento libre, sin cables y sin límites era tan sólo parte del eslogan, lo cual puede ser cuestionado o no.

Ante esta situación, sólo puedo visualizar dos posibles escenarios: a) los usuarios aceptan las restricciones sin cuestionarlas, asumiendo que es la dinámica que debe de existir entre productores y consumidores, siendo fieles también a su marca favorita; b) quienes no aceptan lo anterior, se organizan para discutir las posibles maneras de quitar esos “pequeños obstáculos y restricciones”, situación que es cada vez más común entre los Usuarios 2.0.

¿El usuario tiene la última palabra?

Para poner un ejemplo de lo anterior, a finales del año pasado nos enteramos de que sería lanzado el tan esperado iPhone. Para algunos se trataba de un producto más de Apple y de su ya legendaria línea iPod; para otros un hito en el mundo de la comunicación y del entretenimiento móvil; para los fans un producto que sería imperdonable dejar pasar.

Finalmente llegó el 29 de junio y el iPhone salió al mercado con el revuelo esperado. Lo que tal vez muchos no esperábamos, era que Apple decidiera acudir a esos “pequeños obstáculos y restricciones” que el usuario muchas veces no quiere tener. Y precisamente me refiero al convenio que la empresa realizó con AT&T, la compañía de telecomunicaciones estadounidense que estableció una alianza comercial con Apple.

Aunque hubiera sido mejor que el usuario fuera quien decidiera la compañía de telefonía de su preferencia, era predecible que se privilegiara a una sola opción de telefonía. Pero el granito de arena comenzó a convertirse en una bola de nieve, pues además de la exclusividad con una sola compañía telefónica, era necesaria la compra de un plan de servicios de dos años con ésta misma, por supuesto con opción de elegir de entre varios planes tarifarios. Pero eso no fue todo, porque el gran desconcierto de propios y extraños llegó cuando nos enteramos de que no sería posible utilizar las demás aplicaciones del iPhone sin el previo contrato con la compañía telefónica antes mencionada. Esto es, si alguien decidía dejar de usar su dispositivo como celular (dejando de pagar el contrato telefónico) para sólo usarlo como iPod o para navegar por internet, simplemente no iba a poder hacerlo, pues es más que forzoso tener que firmar un contrato con un tercero ajeno a la transacción hecha entre Apple y el consumidor.

Habrá quienes critiquen las medidas corporativas y habrá quienes las acepten. El hecho es que hay quienes no desean quedarse con los brazos cruzados y eventualmente convertirse en Usuarios 2.0, buscando nuevas maneras de brincar y librar las restricciones.

En el caso del iPhone, actualmente hay miles de bloggers dedicados a difundir la manera de crackear los obstáculos que Apple decidió poner, pues sólo fue cuestión de un par de días antes de que el ingenio cibernauta sobresaliera. Seguramente la compañía sabía de antemano que esto ocurriría, pero también es seguro que confían mucho más en una marca bien posicionada para que sus asiduos consumidores no cuestionen sus reglas ni sus dinámicas de venta, lo cual es lo más seguro.

A pesar de que en México el iPhone aún no ha sido sacado al mercado, no hay que descartar la posibilidad de vivir la misma situación que los usuarios estadounidenses.

Mientras esto sucede, podemos irnos preguntando si en verdad el usuario tiene la última palabra o no; si en verdad las compañías trabajan para satisfacer nuestras necesidades, o si su objetivo es sólo la de crear sinergia con otras empresas como en el caso de Apple y AT&T. Debemos de reflexionar acerca de quién pone las reglas del juego, porque a mí me da la impresión de que el usuario es quien las establece, y lo demás es tan sólo un proceso de adaptación por parte del mercado.

Anuncios

0 Responses to “iPhone Vs. Usuarios 2.0”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Despertares

Alguien alguna vez me dijo: "Go in silence… don´t walk away, in silence…"

Lo más gustado

del.icio.us

Twitter

Mi CaraLibro

Blog Stats

  • 75,822 visitas

Add to Technorati Favorites


A %d blogueros les gusta esto: